Prueba Goes G 125 RT 2018

El Goes G 125 RT es un scooter de estilo vintage que se ha renovado para cumplir con la normativa Euro 4. Nueva estética, nuevo motor de inyección y una gran relación calidad-precio.



El Goes G 125 RT es un scooter de estilo vintage que se ha renovado para cumplir con la normativa Euro 4. Su nueva estética es muy atractiva y más moderna, destacando una combinación de colores muy acertada. Como es habitual en la marca francesa, una de sus armas es la relación calidad-precio. Evidentemente, vamos a darnos cuenta de ciertos detalles ‘de plástico’ en las distancias cortas, pero sin minar la elegancia retro del conjunto. Su instrumentación es totalmente analógica con un reloj digital en la parte inferior. Tiene velocímetro, indicador de nivel de gasolina y nivel de batería y otros pilotos luminosos, todo ello retroiluminado con un color azul que desentona un poco con el resto del vehículo.

El asiento en dos piezas tapizado en beige es de lo mejor de la moto, muy cómodo tanto para conductor como pasajero, aunque a éste le gustaría un reposapiés de mayor superficie. Los retrovisores también están muy conseguidos, aunque su campo de visión es un tanto reducido y hay que apretar sus tuercas a conciencia para que no se aflojen con tanta facilidad. En el hueco bajo el asiento, que se abre con su propia cerradura, cabe un casco jet sin problemas y por ahí se accede al pequeño depósito de gasolina de 6 litros. Además, el Goes G 125 RT incluye una bandeja portaequipajes detrás para poder llevar otros bultos, además del gancho portabolso y una guantera muy práctica de plástico. La postura es cómoda y a una altura con un buen compromiso entre llegar al suelo y tener buena visibilidad, quizás demasiado alta para personas de menor estatura que esperan de esta moto una altura contenida.

Rivales y precio de la Goes G 125 RT

El precio del Goes G 125 RT (1.895 €) es el más accesible que puedes encontrar en los scooter retro 125, salvando el Riya Rome (1.375 €). Sus rivales directos son el Daelim Besbi (1.995 €), el SYM Fiddle (2.399 €) o el KYMCO Like (2.099 €). Lejos están modelos como el LML Star 125 Automático (2.599 €), el Scomadi TL125 (2.295 €), el Peugeot Django 125 (2.899 €) o Vespa, dirigidos a otro tipo
de público más elitista.

Ver más

El Goes G 125 RT en movimiento

Arrancamos el Goes G 125 RT con facilidad con el botón de arranque eléctrico (también con pedal de arranque por si acaso). En marcha el G 125 RT se siente muy ágil y ligero (sólo 102 kg) y con gran capacidad de giro, ideal en la ciudad. No son lo mejor sus ruedas de 10”, ya que en vías rápidas es donde se siente un poco más inestable y sensible a la dirección, algo a lo que te acostumbras rápido. A pesar del poco rendimiento sobre el papel, sorprende la buena aceleración alcanzando con cierta facilidad los 90 km/h, gracias al motor de inyección EFI de Delphi. Con un poco de paciencia, estirará hasta los 100 km/h.

Cuenta con la frenada combinada obligatoria y es un tanto particular ya que ésta actúa al accionar la maneta del freno trasero. Obviamente no son unos frenos ultra eficaces, con tambor trasero y un disco delantero reducido, aunque suficiente si frenas con decisión. Los neumáticos, además de muy atractivos por su franja blanca, agarran bien. No tan destacable es la suspensión que, aunque trabaja correctamente, se le agradecería un poco más de suavidad en el recorrido teniendo en cuenta que el Goes G 125 RT es un scooter de corte clásico.

La verdad es que el usuario se sorprenderá por la agilidad y la aceleración de un scooter retro de sus características. Además de su atractivo estético, es un vehículo muy práctico y perfecto para el entorno urbano. Sabiendo su precio (1.895 €), te quedas sin excusas para no moverte por la ciudad en dos ruedas.

Ver más

Galería de fotos de la Goes G 125 RT

Ver más
Siguiente
Anterior

Cargando artículo