Rueda de prensa completa de Marc Márquez ante la prensa escrita española tras ganar su sexto título mundial

Marc Márquez ha logrado el 48º título de la historia del motociclismo español. El piloto del Repsol Honda ha destacado el gran palmarés de España en la categoría reina, ganando siete de los últimos nueve títulos en juego, él cuatro de ellos. El hexacampeón mundial también ha analizado la temporada, la carrera y los mejores momentos en la amplia comparecencia de prensa que ha realizado ante todos los medios españoles que estamos presentes en Valencia y que hemos podido hablar con el gran protagonista del día.



Hay una estadística de tus caídas que dice que de las 27, 22 son a izquierdas. ¿Hay algo que explique eso?
«Lo dije un poco el viernes después de la caída de la curva 2: donde mejor te sientes, empujas más. En las curvas de izquierdas es donde mejor me siento, por el dirt track, porque tengo freno trasero… Por diferentes cosas. A derechas es muy difícil controlar el freno trasero, probé como el que lleva Dovizioso, en el pulgar, y no me adapté. Volví a lo que tenía, pero es algo que quiero investigar esta pretemporada».

Mejor piloto Honda.
«Está claro que al final, si miras un poco muchas Honda están delante a nivel de caídas. Pero es uno de los deberes pendientes para el próximo año. Ya dije que hemos mejorado la aceleración, pero no lo suficiente, y hacemos parte del tiempo en la frenada. Es el único punto en el que no tenemos más control que tu dedo o tus sensaciones, y es ahí donde cometemos más errores. Cuando intentas recuperar tiempo ahí, es donde hay más riesgo. Es uno de los temas que tenemos que intentar mejorar para el futuro, pero necesito también las herramientas y mi equipo y Honda están trabajando al 100% para hacerlo».

Has dicho que has aprendido mucho de Dovizioso, pero nada de lo que has aprendido de él lo has puesto en práctica.
«Es verdad. He aprendido muchas cosas de él y espero utilizarlas, pero el año que viene. Me sentía tan fuerte durante todo el fin de semana, que era muy difícil hacer una carrera ‘amarrategui’. No podía, pero era consciente de que no tenía que arriesgar más de la cuenta. Pero el error no ha sido por ir pasado de vueltas, sino por miedo, cosa que no tengo nunca. He tenido miedo, respeto porque Zarco entrara en la curva, y lo que más miedo tenía era que cayeran dos pilotos y yo fuera uno, porque allí sí que Dovizioso ganaba muchas posiciones de golpe. He frenado más tarde y a partir de ahí ha venido el error».

¿No tienes la sensación de que este dominio empieza a ser muy grande?
«Tengo la sensación de que estoy viviendo un sueño y no quiero que se termine. Al final, no quiero pensar mucho porque no quiero que estos números me relajen. Aquí, cuando te relajas y más cuando los campeonatos están como este último, puedes acabar quinto o sexto, pierdes motivación, el carácter y pierdes casi todo. Es importante que tus rivales te vean fuerte, pero también que tú no te veas superior a ellos. Esta es una de las cosas que siempre intento mantener y nunca subestimar a nadie. Todos los que están en MotoGP tienen experiencia, son buenos, y hay seis pilotos que te pueden ganar un Mundial».

Eres el piloto de 24 años con mejores números y se te ha visto muy contento, como si fuera el primer título…
«Está claro que estoy contento y orgulloso. Al final un piloto es el que está encima de la moto, pero te tienes que rodear de la gente que toca. De tu entorno y del equipo. Hay una fábrica detrás y una gente día a día, sin la cual no sería posible. Si os fijáis en mi estilo, desde los 11 años estoy rodeado de la misma gente. No he tocado nada, ni preparador físico, ni me he movido de Cervera. Intento mantenerlo todo igual porque soy feliz e intento disfrutarlo. Por eso he celebrado el título así, porque me hace la misma ilusión que el primero. La ilusión y la motivación era la misma, la intensidad con la que trabajo es la misma. La ilusión de ganar un título y ver a mis mecánicos y a mi Fan Club, es increíble».

¿Es tu mejor título? En cuanto a madurez, nivel, pilotos que ha habido…
«Cada año maduras e intentas mejorar y parece el mejor título. Pero también he hecho errores que no tocaban esta temporada. He hecho el error de Le Mans, que no tocaba, he hecho el de Argentina… cosas que se pueden mejorar. Hemos podido salvar el campeonato, porque los demás han cometido errores. Temporadas perfectas no hay, se puede mejorar siempre. La del año pasado empezó de una manera diferente y la gestioné un poco mejor. Este año me tocaba atacar, y espero que la siguiente sea mejor. En la segunda mitad de temporada, ahí sí que me pondría un 10, porque he estado en todas las carreras en el podio, menos en Malasia, sobreponiéndome al problema del motor, pero esta segunda parte ha sido perfecta».

 

Salvo en 2009 y 2011, el resto de títulos desde entonces lo han ganado pilotos españoles.
«Creo que tenemos que estar orgullosos del nivel que tenemos en España, de los pilotos. Es un trabajo que se hizo en la cantera y está dando sus frutos. Había un Campeonato de España que lo han convertido en el Mundial Júnior, pero sigue siendo como un Campeonato de España, que se creó aquí. Hay copas de promoción con pilotos muy jóvenes y espero que tengamos cuerda y pilotos para años. Parece que esto no se termina. En MotoGP estamos bastantes, en Moto2 mi hermano que puede luchar por el título el año que viene, sube Mir, están Canet, Martín… Parece que no se termine. Mientras podamos, disfrutemos y sonriamos los españoles».

¿Qué virtudes de la Ducati le pedirías a Honda que te pusiera para la moto del año que viene?
«El problema es que de las otras motos sólo ves los puntos positivos y no los defectos, mientras que de tu moto es al revés. Seguramente el motor de Ducati estaría bien, pero confío en que Honda tiene una ingeniería que puede hacer un motor mejor que el de Ducati. Ellos saben lo que tienen que hacer; esto es una competición entre pilotos y también entre marcas. Saben qué puntos fuertes tiene la Ducati, qué puntos débiles tiene. Sé que el martes saldré aquí con una moto nueva, no creo que vaya un segundo más rápido. Esto es competición y vamos rizando el rizo, buscando la milésima».

¿Qué has aprendido de este Mundial?
«Siempre aprendes muchas cosas, pero la que me ha enseñado más es que nunca hay que subestimar a nadie. Soy sincero y cuando me preguntaban en pretemporada, nunca había puesto a Dovizioso en las quinielas. Aquí significa que hay muchos pilotos rápidos, muchas fábricas trabajando en el inivierno y que cualquiera te puede ganar. Cuando Dovizioso gana en Mugello pensaba en que era bueno porque había restado puntos a Viñales y Rossi, y luego ganó en Montmeló… y al final ha sido el rival más fuerte».

¿Tienes claro en qué debes mejorar en los test?
«Es muy raro lo que ha pasado en Yamaha, porque Zarco ha hecho una segunda parte de temporada increíble y ha ido rápido en agua y en seco. Es difícil entender lo que ha pasado, pero supongo que lo solucionarán porque tienen a un piloto con mucha experiencia como Valentino y a otro muy rápido como Maverick. Yo cometí un error similar en toda la temporada 2015. Es un reglamento que hace que la pretemporada sea casi lo más importante del año, donde tienes que saber entender bien lo que necesita la moto y lo que necesitas tú para diferentes circuitos, y es ahí donde trabajaremos todos juntos para intentar buscar un buen compromiso del motor, porque se sellan en Qatar y no puedes cambiar muchas cosas más».

¿Qué probaréis a partir del martes?
«El martes no sé, porque dije que no quería hablarlo hasta mañana por la tarde, porque por la mañana no me van a encontrar. Sé que estaban trabajando en el chasis, en diferentes cosas del motor… Empezaremos a probar lo nuevo».

¿Podrías definir qué has pensado en el momento en el que has estado a punto de caerte?
«Cuando se me ha ido de delante, no quería soltar la moto, digo: “Me quedo con ella y ya veremos si paramos en la gravilla, en el muro…”, pero era donde tenía que arriesgar. He visto que iba de delante, pero de atrás se mantenía, y ahí he puesto el codo. Las cuatro ruedas como digo yo: el codo, rodilla, las dos ruedas de la moto. Una vez la he levantado, había pasado lo mejor y venía la gravilla. Cuando he salido de la grava, no tenía prisa en salir de ahí, porque me caí el año pasado de forma similar en los entrenamientos. Cuando he salido de ahí he dicho “vale, quedamos quintos y ya está”. Pero luego, me veía con corazón para pillar a las dos Ducati, me encontraba bien…».

Tu madre ya paró ayer a Zarco por el paddock para decirle que tuviera cuidado, lo ha contado él. ¿Lo sabías?
«No me lo había contado, porque le hubiese echado la bronca. Todos aquí hacen su carrera, te estés jugando un Mundial o no. Se vio en Australia, donde nos pegamos palos hasta la última vuelta y nadie se quejó. Aquí yo me estaba jugando un Mundial, Zarco su primera victoria. Son cosas de las carreras, cosas que pasan y que tienes que administrar de la mejor manera».

El año pasado vimos una versión de ti más conservadora que te permitió recuperar el título, pero esa versión este año sólo la hemos visto en Malasia. ¿Ese Márquez conservador ya es historia?
«Depende de la situación que tienes. El año pasado pude afrontar el campeonato de esa manera porque la primera parte fue muy buena y los rivales cometieron errores, lo que me permitió administrar la ventaja de una manera diferente, que es lo que he hecho en Malasia cuando ya conseguí esa ventaja y aquí… Bueno, aquí no mucho. Si el año que viene empiezo bien y puedo conseguir ventaja, veremos, pero en esta segunda parte de la temporada tocaba arriesgar y cinco puntos sabía que podían ser muy importantes, porque intuía que se podía decidir en Valencia».

Una curiosidad: ¿Estaba trucado el dado de la celebración o es que hasta eso ha salido bien?
«No sabía nada de la celebración, porque saben que no me gusta, soy un poco supersticioso en eso. Me han dicho: “Tira, que sale el 6” y les he dicho: “Como no salga, os mato” (Risas). Hay muchas cámaras y, si te has fijado, he ido corriendo detrás del dado y si salía otro número, lo giraba rápido».

¿Ha estado el piloto por encima del nivel de la moto?
«Nunca diré ni confirmaré eso, porque entiendo que es un equipo y una moto, y que cada piloto tiene su pilotaje. Se ha visto en el pasado que ha habido pilotos que cambian de marca y les cuesta más, y es el mismo piloto. Al final, esto va por estilos. A principio de temporada tenía una moto que me costaba mucho y ya dije que no disfrutaba, pero en la segunda mitad de temporada hemos encontrado un compromiso que hacía que en muchos circuitos fuera la mejor moto y en otros no, sufría más, pero sufriendo acababa en el podio y es lo que ha hecho la diferencia».

Siguiente
Anterior

Cargando artículo