Carl Reese completa 3410 km en menos de 24 horas

Carl Reese completó 3.410,2 km en menos de un día, una cifra que rompía el anterior récord del mundo fijado en 3.256 km. La proeza la realizó con una BMW K 1600 GT en un circuito oval de las instalaciones de Continental en Texas (EEUU).



Carl Reese es un piloto conocido por realizar diversas proezas que tienen que ver con la resistencia. Una de las últimas y por las que es más admirado es por ser el hombre más rápido en haber cruzado en moto desde Los Ángeles a Nueva York, sólo 38 horas y 49 minutos.

El último reto ha sido el de entrar en el Libro Guinness de los Récords por haber completado la mayor distancia en 24 horas en moto en una pista cerrada. Para ello, Reese contó con la ayuda de Continental, marca que le cedió su pista oval de pruebas que tienen en Uvalde (Texas, EEUU) con una longitud de 13,6 km. Además, volvió a confiar en su BMW K 1600 GT, a la que apoda cariñosamente ‘El Espíritu de Cannonball Baker’. Este sobrenombre es un homenaje a Erwin ‘Cannonball’ Baker, un famoso piloto de principios del siglo XX cuyo modo de vida giró en torno a realizar diversos récords de resistencia en moto añadiendo nada menos que 143 en su palmarés.

La BMW K 1600 GT, que también iba equipada con los neumáticos Continental ContiRoadAttack 2 EVO GT, realizó 3.410,2 km, una marca que supera el anterior récord realizado por Matthew McKelvey en 2014 (3.256 km). Este peculiar trayecto lo consiguió en sólo 22 horas y 52 minutos, por lo que no necesitó consumir todo el tiempo sobrándole 1 hora y 18 minutos.

La velocidad máxima alcanzada fue de 226,91 km/h mientras que la velocidad media, contando con todas las paradas técnicas o de descanso, se quedó en 148 km/h. Sin embargo, la marca que se registrará será teniendo en cuenta al completo las 24 horas, por lo que la velocidad media oficial será 142,10 km/h.

Ya de madrugada, el equipo de Reese le obligó a parar su BMW antes de consumir el tiempo por motivos de seguridad, ya que se habían quedado sin neumáticos.

Como curiosidad, la BMW K 1600 GT de Carl Reese contaba con algunas modificaciones, como el sistema de vídeo aportado por Continental, las luces supletorias para poder ver en un circuito que se queda totalmente a oscuras de noche (no se realizan tests nocturnos en esa pista), un depósito de gasolina más grande o llantas de fibra de carbono más ligeras.

¿Cuál será el futuro reto del heredero de ‘Cannonbal’ Baker?

Siguiente
Anterior

Cargando artículo