Repasamos los 12 protagonistas principales de MotoGP 2016

En el día de las 12 uvas y de las 12 campanadas, en MOTORBIKE MAGAZINE os traemos las 12 pinceladas con las que resumir lo que ha dado de sí el 2016 en el Mundial de MotoGP. ¡Feliz 2017!



Llega el momento de despedir el 2016, un año de contrastes en lo que al Mundial de MotoGP se refiere. Pese a vivir una de las temporadas más atípicas y emocionantes que se recuerdan, que ha contado con tres campeones merecidos, la pérdida de Luis Salom ha teñido de negro un 2016 que recordamos a continuación con 12 pinceladas, una por protagonista.

 

Marc Márquez: Una versión demoledora


Perder en 2015 a base de errores sirvió para aprender, y poner en práctica todo lo aprendido ha servido para ganar en 2016. Así se puede resumir un año en el que Marc Márquez ha dominado para hacerse con su tercer título en la categoría reina a base de mostrar una versión conservadora hasta ahora desconocida en su caso, pero que fue realmente efectiva; tanto como para ganar el título cuando todavía quedaban tres carreras por disputarse. Y eso pese a no contar con la moto más equilibrada de la parrilla, una RC213V que aún adolece de serios problemas de aceleración.

El tramo entre Montmeló y Brno le dio un colchón de puntos imposible de levantar para sus rivales. Fue clave saber conservar cuando tocaba, pero también lo fue que la suerte acompañase cuando asumió riesgos en carreras como Mugello o Silverstone con el campeonato en juego, o cuando se lesionó levemente el hombro en Austria y Aragón, en caídas que pudieron complicar mucho la consecución del título. Dicho lo cual, no se le puede poner ni un pero a una temporada de 10 que ha convertido a Márquez en el piloto total. Rápido en entrenamientos y en carrera, inteligente a lo largo de todo el año, resolutivo en seco y en agua… y capaz de poner lo que le faltaba a su moto, sobre todo a principio de temporada, cuando las carencias eran más evidentes. El nuevo Márquez es todavía mejor y esa es la peor noticia que podían tener sus rivales.

 

Movistar Yamaha: Ambiente turbio y rendimiento estancado


Yamaha empezó 2016 como acabó 2015: dominando y con el ambiente bastante cargado entre sus dos pilotos oficiales. La primera victoria del año y el primer cruce de declaraciones llegaron al unísono en Qatar, algo que desembocó en una situación prácticamente insostenible, a pesar de que ya en la cuarta carrera se sabía que Lorenzo vestiría de rojo el próximo año. La M1 empezó siendo la referencia, pero una confluencia de factores provocó que Yamaha se estancase a medida que pasaban las carreras. De ganar 5 de las 7 primeras, a no volver a vencer hasta la última.

La sequía hizo mucha mella, los errores de sus dos pilotos oficiales se multiplicaron respecto a años anteriores, la M1 no evolucionó al nivel de otras rivales y tanto la lluvia en algunas carreras como los problemas de neumáticos en otras borraron de la lucha a Lorenzo en un abrir y cerrar de ojos. Sumando todo ello, el resultado es un año difícil para la marca que lo había ganado todo el curso anterior.

Una victoria “made in Lorenzo” en Valencia sirvió, por lo menos, para que la despedida fuese más agradable y el sabor de boca algo más dulce, ya que allí se certificó también el título de equipos. No obstante, el balance de la marca de los diapasones dista mucho del de su eterno rival.

 

Maverick Viñales: La consagración


Suzuki mejoró y arrancó 2016 con una GSX-RR mucho más competitiva que la versión del año anterior, de eso no hay duda. Pero lo que ha quedado totalmente es que con Maverick Viñales ha nacido una nueva estrella en la galaxia de MotoGP. Y es que el gerundense ha llegado para quedarse y lo ha hecho con una moto que, pese a ser muy competitiva, no está al nivel todavía de las otras dos grandes casas japonesas.

Maverick ha alcanzado ya cotas muy altas y ha llamado a la puerta del grupo de “Los Cuatro Fantásticos”, bien para ser él el quinto, o bien para sustituir a alguno de los que actualmente lo forman. Las pinceladas ya las ha dado gracias a una temporada muy sólida tanto en entrenamientos como en carreras, sin apenas errores y devolviendo a lo más alto del podio a una firma histórica que llevaba nueve años de sequía. En su nueva aventura con Yamaha, Viñales aspira a todo. Su consagración es una excelente noticia para MotoGP.

 

Nueve ganadores en MotoGP: ¡Benditos cambios!


La imagen de los nueve ganadores de MotoGP 2016 en la recta de meta del Circuit de Valencia es una de las más significativas del año, ya que ha supuesto un hito histórico. Por si fuera poco, de esos nueve ganadores, ocho llegaron de forma consecutiva entre Mugello y Misano: Lorenzo (Mugello), Rossi (Montmeló), Miller (Assen), Márquez (Sachsenring), Iannone (Red Bull Ring), Crutchlow (Brno), Viñales (Silverstone) y Pedrosa (Misano). A ellos se unió Dovizioso en Sepang, cerrando un plantel único.

La llegada de la nueva electrónica única y de los Michelin ha igualado las prestaciones en la parrilla, permitiendo a los pilotos satélite asomar la cabeza e incluso ganar, como hicieron Miller y Crutchlow. La lluvia, gran protagonista a lo largo del año, también propició una mayor diversidad de ganadores; al igual que la mejora de prestaciones de Ducati y Suzuki, que permitió a ambas marcas romper una sequía de seis y nueve años sin ganar, respectivamente. MotoGP 2016 ha sido todo un espectáculo y los cambios, un acierto.

ganadores-motogp-2016

 

Michelin: El cambio más significativo


Más allá de la instauración de la electrónica unificada, el regreso de Michelin a MotoGP se convirtió en el cambio más destacado en la categoría reina, puesto que se ha convertido en uno de los grandes condicionantes a lo largo de todo el curso. La marca francesa, que tenía un difícil reto por delante tras siete años fuera del Grand Circus, intentó hacer un neumático que se adaptase a todas las motos y pilotos, una quimera dada la gran diversidad que existe en MotoGP.

A los de Clermont-Ferrand les han llovido las críticas por parte de aquellos que han sufrido problemas de adaptación a sus compuestos, pero también les han llegado una buena cantidad de elogios gracias al buen trabajo que han realizado, mejorando ostensiblemente durante el año. Quienes han sabido adaptarse mejor a los neumáticos de la marca francesa, como ha sido el caso de Márquez, Rossi o Viñales, han marcado la diferencia en muchos momentos de la temporada, sin tener que pasar ningún mal trago por las gomas.

 

Mercado de fichajes: Un dominó sin respiro


Ha sido una de las grandes claves del año. Cuando aún quedaba un tercio de temporada por disputarse ya se conocían la gran mayoría de cambios que tendrá la parrilla de MotoGP el próximo año. Y precisamente no serán pocos, ya que la caída de la pieza de Jorge Lorenzo hacia Ducati hizo que el dominó cogiera una velocidad vertiginosa: Viñales a Yamaha, Iannone y Rins a Suzuki, Pol Espargaró y Smith a KTM, Zarco y Folger al Tech3, Aleix Espargaró y Sam Lowes a Aprilia, y Bautista y Abraham al Aspar Team. Esas son todas las novedades que tendrá el 2017 y que también han tenido una notable incidencia en 2016, ya que muchos de los casos los protagonistas han tenido que disputar más de media temporada en un equipo con el que no iban a seguir al año siguiente…

 

Cal Crutchlow: El animador


Cal Crutchlow ha sido uno de los hombres del año. Nadie se atrevería a apostar ni un céntimo por esta afirmación cuando, después de las ocho primeras carreras, rozaba el farolillo rojo del campeonato con un pésimo bagaje de 20 puntos. Sin embargo, su suerte empezó a cambiar desde Sachsenring y su segundo puesto allí, que fue el preludio de lo que estaba por venir: victoria bajo la lluvia de Brno, pole y segundo puesto en Silverstone, victoria en Phillip Island y una constante suma de puntos que le catapultó hasta la séptima posición del campeonato y hasta la primera entre los pilotos satélites. Ha firmado sus mejores números en MotoGP, ha dado las dos primeras victorias al LCR Honda y ha dejado claro que de vez en cuando es capaz de ser un animador de lujo en las carreras. Con una mayor regularidad, es candidato al top 5.

 

Ducati: Un paso más cerca


Después de plantearse el reto de ganar al menos una carrera en 2015, algo que no consiguieron, en Ducati tenían claro que en 2016 había que ganar sí o sí. Eran protagonistas en muchas carreras, pero Iannone y Dovizioso plasmaron una irregularidad digna de estudio en la primera parte del campeonato; preocupante sobre todo en el caso de un Dovi lastrado por la mala suerte en los primeros compases del año.

Sin embargo, el regreso del campeonato a Austria fue un auténtico bálsamo para una marca que ya por aquel entonces había convencido a Lorenzo para subirse a su barco el próximo año. El trazado de Red Bull Ring se adaptó como anillo al dedo a las virtudes de la Desmosedici GP y allí firmaron un doblete excelso. La guinda la puso Dovizioso ganando bajo la lluvia de Sepang y obteniendo un triunfo en MotoGP siete años después del último, algo que sirvió para cerrar un año positivo para la fábrica de Borgo Panigale. Por si fuera poco, el papel de algunos de sus pilotos satélites como Barberá, Petrucci y Laverty ha sido más que aceptable, todos ellos con motos de años anteriores.

Honda y Yamaha siguen siendo las referencias, pero Ducati está un paso más cerca. La llegada de Stoner como probador a principios de 2016, las manos de Dall’Igna y el fichaje de Lorenzo para las dos próximas temporadas han de ser los tres factores definitivos para que el de Borgo Panigale vuelva a ser un proyecto que aspire a ganar el título de MotoGP.

 

Dani Pedrosa: Un año para olvidar


En cuanto a resultados y sensaciones, el 2016 ha sido el peor año de Dani Pedrosa desde que llegó a MotoGP. La llegada de los Michelin se preveía como una gran noticia para el piloto de Castellar del Vallés, pero los constantes cambios de compuestos que tuvo que hacer la marca francesa en pos de la seguridad tras los reventones de Redding y Baz, fueron un muro infranqueable para Dani. Las carcasas más duras fueron un lastre para su pilotaje, al igual que los problemas de aceleración de la Honda. Por si fuera poco, Dani estuvo lejos de su mejor versión y cuando mejor iban las cosas, se fracturó la clavícula en Japón, lo que le dejó fuera de juego durante toda la gira, cerrando la temporada con otra caída en Valencia. Al final, 6º y casi con la mitad de puntos cosechados por su compañero de box.

Podríamos hacer un balance aún más extenso del 2016 de Pedrosa, pero quizá sea más oportuno reproducir lo que él mismo nos contó cuando le preguntamos por ello en Valencia, que no fue poco: «Una temporada muy difícil, en la que no he encontrado mi sitio ni mi ritmo y en la que no he estado cómodo en ningún momento, salvo en una carrera. En lo demás, muy difícil poder encontrar una dinámica y una mejora constante. Por lo tanto, nunca he conseguido saber si estaba entrando en mi sitio o no. Ha sido uno de los años más difíciles, a nivel también de resultados. He acabado muy pocas carreras, y muchas de ellas no han sido en posiciones del todo buenas. Los puntos han sido muy pocos, aunque sí que podía haber acabado más arriba si hubiera disputado las últimas cuatro carreras. Lo importante es poder encontrar tu ritmo y tus sensaciones».

«Podría haber acabado cuarto y no sexto como he acabado, pero al final las sensaciones son lo que más importa: encontrarte bien con la moto, saber que puedes aspirar a hacer las cosas que tú sabes hacer. En ese aspecto este año ha sido muy difícil y se ha reflejado en resultados, y sin embargo por otro lado me ha forzado a trabajar aspectos más visibles en la parte de carreras, como es el trabajo mental. Seguir luchando en situaciones de este tipo, buscar la motivación para enfrentarte a nuevos retos y pasar baches. A lo mejor en otras temporadas he tenido baches al principio o al final, o de una lesión. Este año en general ha sido un poco más difícil salir del bache, y por eso ha sido una constante motivación tener que superarlo psicológicamente y tener que estar buscando la manera. Ese es un aspecto de los cuales es la parte positiva, la negativa son los resultados. Ahora toca ir en busca de cosechar nuevas ideas y cosechar nuevos resultados».

 

Moto2: Zarco siguió siendo el rey


Ser el primer piloto capaz de revalidar el título en Moto2 era el desafío al que se enfrentaba Johann Zarco antes de empezar un año en el que Álex Rins se presentaba como su gran amenaza. Los problemas de adaptación a la Kalex 2016 hicieron que el inicio del campeón fuera difícil, mientras que Rins cumplía los pronósticos en el primer tercio del curso llegando a liderar el campeonato.

Sin embargo, las trayectorias de ambos pilotos siguieron dos dinámicas totalmente diferentes a partir de Mugello, cuando Zarco empezó a encadenar una racha de 120 puntos en seis carreras que fue fundamental para revalidar el cetro. Aun así, el miedo escénico se apoderó del francés antes de llegar a la gira asiática, donde Rins tocó fondo y fue superado incluso por Luthi. Con mejores números que nadie, una mentalidad ganadora y bastante madura, Johann Zarco volvió a ganar el título y demostró que se merece más que nadie el salto que dará a MotoGP el próximo año.

 

Moto3: Brad Binder, el jefe de la manada


En una categoría repleta de adolescentes imberbes con ansias de victorias, la dosis de madurez que atesoraba Brad Binder fue la medicina perfecta para frenar al resto de la parrilla en un año en el que ha dominado con una autoridad aplastante. La victoria en Jerez saliendo último destapó el tarro de las esencias y le dio la confianza que necesitaba para ser imbatible. Si a eso se le suman los múltiples errores de sus rivales y la irregularidad de los mismos, no es de extrañar que el piloto del Red Bull KTM ganase el título con cuatro carreras de margen.

Tras ser campeón, dio otras dos exhibiciones en Australia y Valencia para cerrar el año con 7 victorias y un total de 14 podios. Los Navarro, Bastianini, Antonelli y compañía se desinflaron y fueron incapaces de inquietar al justo campeón. Mención aparte merecen muchos de los Rookies, como Joan Mir, Fabio Di Giannantonio, Nicolò Bulega y Arón Canet, que brillaron con luz propia en su primer año. Y, por supuesto, Khairul Idham Pawi, el rey de la lluvia con dos victorias en su año de debut en estas condiciones.

 

Luis Salom: Hasta siempre, Mexicano


El último recuerdo del año, y a la vez el más doloroso, es para Luis Salom. El piloto mallorquín falleció tras un trágico accidente el 3 de junio durante los entrenamientos libres del GP de Catalunya, dejando un vacío irrecuperable en el SAG Team y en todo el paddock del Campeonato del Mundo, un paddock del que él formó parte durante ocho temporadas.

Luis dejó su sello con una magnífica temporada 2013 y unas sensacionales estadísticas a lo largo de su trayectoria: 9 victorias, 4 poles y 25 podios, el último de ellos nada más arrancar esta temporada en Qatar. Un maldito accidente nos arrebató al Mexicano, cuyo recuerdo estará siempre presente en el mundo del motociclismo.

Siguiente
Anterior

Cargando artículo